Fábrica de Galletas La Moderna …una historia de éxito

Se iniciaba la década de los 70’s y a pesar de los problemas políticos con que había finalizado la anterior, el país seguía gozando del crecimiento y la estabilidad económica, conocida como “el milagro mexicano”. Por otro lado, el negocio de Pastas Alimenticias, en el que Don Eduardo Monroy había incursionado hacía más de diez años con la adquisición de la fábrica de pastas, atravesaba por una etapa de prosperidad. Los factores anteriores, aunados al espíritu emprendedor de nuestro Fundador, dieron origen a una nueva aventura empresarial: la instalación de una fábrica de galletas en la ciudad de Toluca, la cual se constituyó el 30 de diciembre de 1972 con la razón social FÁBRICA DE GALLETAS LA MODERNA, S. A. DE C.V.

Con una sola línea de producción, la fábrica empezaría sus operaciones en agosto de 1974 en un predio de 32 000 metros cuadrados y un año más tarde se adquiriría la segunda línea. En 1976 continúo la expansión de la naciente empresa con la compra de un horno usado, con lo que se completaban las tres líneas con las que la empresa operaría los siguientes quince años. Desafortunadamente en ese año, con la devaluación del peso, se inició el ciclo de crisis económicas recurrentes que habrían de azotar al país durante los siguientes 25 años, lo cual afectó seriamente el crecimiento de la empresa, poniendo en peligro su supervivencia.

Después de varios años muy difíciles, gracias a la perseverancia de los accionistas, al profesionalismo de las diferentes administraciones, así como al esfuerzo de los trabajadores, la empresa logró retomar el camino del crecimiento y a partir de 1990, con la compra de una línea de producción para crackers, una de Malvavisco y una de wafers, se inició una etapa de inversiones continuas con lo cual, en los siguientes 10 años la capacidad de producción se quintuplicó. En ese período se logró que las ventas de productos con marca La Moderna representaran el 80% de las ventas totales, con lo que se eliminó la gran dependencia de las maquilas que había tenido la empresa durante la mayor parte de su existencia. También, después de varios intentos fallidos, se pudo consolidar la operación de exportación, principalmente al mercado de los Estados Unidos.

La creciente demanda de nuestros productos en los mercados tanto nacional como de exportación, justificó una importante inversión de alrededor de cinco millones de dólares para la adquisición de una línea de producción de galletas de sándwich, así como la tercera línea de wafers. Para alojar la primera, se construyó una nueva nave industrial de 2 100 metros cuadrados, con las especificaciones de materiales y acabados necesarias para cumplir con las normas de higiene y sanidad en la industria de los alimentos.

El inicio del nuevo siglo y nuevo milenio significó también para Fábrica de Galletas La Moderna el arranque de una nueva etapa, ya que con las inversiones efectuadas el año anterior, en el 2001 se alcanzó una cifra record de ventas de casi 27 000 toneladas, de las cuales el 20% se dirigió a los mercados de exportación, en los que se colocaron 5 200 toneladas. En ese año se llevaría a cabo una nueva expansión de las instalaciones fabriles, ya que fue necesaria la construcción de otra nave industrial también de 2 100 metros cuadrados en la que se alojaría una línea para la producción de Sopas Instantáneas, un nuevo negocio de la División Pastas, en ese entonces operado y administrado por ésta filial.

En 2001, por primera vez en los últimos cinco años las ventas no crecieron, a pesar de lo cual los accionistas reafirmaron su confianza en el futuro de la empresa, aprobando una inversión superior a un millón de dólares para adquirir una nueva línea para la fabricación de galletas de corte por alambre, la cual entró en operación a finales de ese año.

En 2003 demostró que la decisión de los accionistas de continuar invirtiendo en la empresa había sido correcta, pues nuevamente las ventas mostraron un crecimiento muy importante al alcanzar, lo que justificó una nueva inversión de tres millones de dólares para sustituir una de las líneas más antiguas por una nueva línea italiana de la compañía Imaforni, para la producción de sándwiches y galletas de corte por alambre, la cual entraría en operación al año siguiente. Esta línea se alojó en la nave más antigua, por lo que fue necesaria hacerle a ésta algunas adecuaciones, como la construcción de un mezanine para la preparación de masa.

En 2005 se reinició la maquila de algunos productos para el Grupo Bimbo, lo que desembocaría tres años más tarde en uno de los eventos más trascendentes en la historia de la empresa, ya que en Diciembre de 2007, después de complejas negociaciones, los accionistas de Grupo La Moderna y de Grupo Bimbo firmaron un convenio mediante el cual éste adquiría el 50% de las acciones de Fábrica de Galletas La Moderna. Según los términos de dicho convenio, la administración y operación de la sociedad serían responsabilidad de Grupo La Moderna. Además se adquiría de la División Pastas la línea de Sopas Instantáneas, y se aprobaba una inversión superior a los 15 millones de dólares para adquirir dos nuevas líneas de producción de galleta, una para crackers y una para sándwiches, las cuales entraron en operación en 2009 y 2011 respectivamente.

E P Í L O G O

En agosto de 2014, Fábrica de Galletas La Moderna cumplirá 40 años de haber iniciado operaciones, y como ha sido a lo largo de toda su historia, la empresa se enfrenta a nuevos e importantes retos. Seguramente, como también lo ha hecho a lo largo de su historia Fábrica de Galletas La Moderna superará estos retos y seguirá su trayectoria de crecimiento.

Trabajo: Estamos convencidos de que la prosperidad, la felicidad y el éxito solamente se obtienen recorriendo el camino del trabajo.

Administración: La capacidad de nuestra gente para administrar los recursos materiales, financieros y tecnológicos dan como resultado la obtención y logro de metas y objetivos trazados.

Buena Fe: Actuando siempre con buena fe se podrán salvar los obstáculos y los problemas que se presenten en la vida por grandes que estos puedan parecer.

Lealtad: Una de las mayores virtudes del ser humano. Nosotros queremos ser leales a nuestros principios, a nuestros ideales, a nuestros semejantes y sobre todo leales a nosotros mismos.

Excelencia: No podemos conformarnos con lo bueno, tenemos que dar ese esfuerzo adicional, para alcanzar la excelencia en todo lo que hagamos: desde los procesos industriales, los productos que fabricamos, el servicio que brindamos a nuestros clientes, los registros contables, las responsabilidades con nuestro país y el cuidado del medio ambiente.


Política de Seguridad Alimenticia:
Trabajamos con entusiasmo para que nuestros consumidores  disfruten  en su mesa productos nutritivos, limpios, que no le causen daño,  que los mantengan  sanos y con energía. Para lograrlo, nos apegamos a estándares propios y mundiales de seguridad alimenticia. Porque sabemos que nuestros productos “Nutren tu Vida”, tenemos la responsabilidad y compromiso de fabricar alimentos saludables, seguros y cumpliendo las normas legales vigentes, para conservar y aumentar la fidelidad de los consumidores y exaltando el prestigio de nuestras marcas.

Política de Seguridad:
La integridad física de todos nuestros colaboradores y visitantes es la más alta prioridad en la planeación y ejecución de nuestras operaciones, por lo que en ninguna circunstancia la pondremos en riesgo, comprometiéndonos a cumplir siempre con la normatividad vigente y a promover una cultura de mejora continua en materia de Seguridad.

Política de Calidad:
Satisfacer eficientemente los requerimientos de nuestros clientes y consumidores mediante la mejora continua y el trabajo en equipo, comprometiéndonos a garantizar la calidad y el cumplimiento de los requisitos legales aplicables a nuestros productos, asumiendo plenamente las responsabilidades que se deriven de dicho compromiso.

Política de Responsabilidad Social Empresarial:
Mantendremos una relación ética de la empresa con toda la sociedad y personas con la que se relaciona. Produciremos únicamente alimentos sanos.
Estamos comprometidos con los recursos ambientales y culturales, cuidándolos y mejorándolos para que las futuras generaciones puedan disfrutarlo y promoveremos la reducción de las diferencias sociales.

Política de compras:
Compraremos los insumos y servicios a los proveedores en condiciones de equidad para ambos; los consideramos como aliados estratégicos para el desarrollo de nuestra empresa. Daremos preferencia a nuestras empresas filiales, a empresas locales y a empresas socialmente responsables que cumplan con nuestros requerimientos de calidad, servicio y precio. Se hará un plan de desarrollo de proveedores locales para que éstos alcance la calidad y competitividad que nuestra empresa necesita.

Políticas de jubilación y despido de personal:
Como agradecimiento a lso años que prestó su servicio al personal jubilado se le orientará con alternativas de inversión que puede hacer con el dinero que la empresa otorga. Se mantendrá una relación con él invitándole a los eventos y celebraciones de la empresa. Se le apoyará con los trámites ante las autoridades a fin de que obtenga las prestaciones que se ganó. Al personal que sea despedido por cualquier causa se le pagará su finiquito de acuerdo a la ley y se le ayudará a la obtención de otro trabajo. Se excluye al personal que sea despedido por robo, dolo o mala fe.


Creamos los productos requeridos por nuestros socios, basando nuestras operaciones en innovación, calidad, inocuidad, flexibilidad y costos competitivos, generando valor agregado para los colaboradores, accionistas y la sociedad.